lunes, 24 de octubre de 2011

EL BODEGÓN COMO EXCUSA PICTÓRICA

escritos este es el enlace del que cogí el texto que sigue , mi poca pericia con esta máquina me impiden conseguir saber quien lo escribió, si lo conseguís avisarme ,me parece una reflexión interesante y se acerca bastante a mi idea de caminar a un lenguaje pictórico cada vez más escueto y cercano a la abstracción


BODEGONES.

Posiblemente los bodegones recojan mejor que cualquier otro género de la pintura, su historia.          Estas composiciones han estado presentes siempre, desde que se inventó la técnica del óleo, y si los cuadros de temática religiosa han tenido su momento o el retrato de reyes hoy lo vemos como testigos de una época pasada, los bodegones, como un tema menor, adaptándose a los gustos de cada época nunca han querido desaparecer.
Otros asuntos, caso de las composiciones de vistas de Roma fueron moda en los primeros años del XVIII y ya son hoy antiguallas para el gusto de nuestra época, pero los bodegones les sobrevivieron, tal como ocurrió con los parisinos, o los teatrales efectos de los nocturnos ruinosos del romanticismo.    Esta espléndida vitalidad del género puede que tenga dos causas bien distintas que les han hecho los incombustibles de la pintura.
Por un lado, si hacemos uso de la antropología, tratar sobre uno de los temas claves de la humanidad, la comida.   Comer es lo que hacemos más veces al día, en compañía de los demás, dos valores importantes juntos, dado que la humanidad como grupo biológico siempre hemos dependido en nuestra subsistencia tanto de alimento como de nuestra vida grupal.....somos esos hombres de las cavernas representados en cunclillas unos junto a otros, despiezando unos enormes trozos de carne.    Pintar la comida o, los animales que nos comemos fue ocupación principal de nuestros antepasados.   Más civilizados, y, muchísimo tiempo después, los flamencos inmortalizando con el novedoso óleo esos cuadros llenos de piezas cazadas, no hacían otra cosa distinta.
La otra razón, si ya nos limitamos a estas composiciones de formatos regularmente pequeños y normalmente apaisadas es de carácter más internos al hecho pictórico: los bodegones son excelentes composiciones para presentarnos al ser. A día de hoy la vida ha variado tanto que  la necesidad de alimento no es ya tan perentoria, y por ello nuestros cuadros han ido reduciendo la presencia del alimento hasta un ascetismo franciscano.
Y aquí es dónde se oficia su nuevo nacimiento.    Liberados de representar indigestos montones de caza y fruta, que hoy se ocultan en los frigoríficos, queda a disposición del pintor su gran cualidad :presentar al ser.   Casi andamos en la Filosofía.  El bodegón no representa nada, el bodegón no es símbolo de la abundancia, el bodegón no habla ya de nuestras necesidades.    Los bodegones , hoy, de manera franciscana, mitad poseedores del amor a lo olvidado, mitad ascéticos en su geometría limpia, pacientemente, nos enseñan las primuras del ser, o mejor, de los seres, cuando de éstos no nos interesa ya más que su presencia.   Presencia trascendente, que, perforando o negando el tiempo, como si de él se hubieran escapado, muestran ante nuestro ojos las existencias de los objetos más diversos.  
Morandi, Giorgio Morandi, el italiano, es un buen ejemplo de lo que aquí decimos.  Sus obras, de pequeño formato, con sus candelabros de una sola vela, sus jarras de chapa zincada  para el agua de los palancaneros, sus botellones cuadrados, toda su obra, es la repetición paciente del mismo principio.   Da la impresión de estar obsesionado con una metafísica de lo cotidiano, cuando era cotidiano ese mundo donde el nervio de la electricidad aún no había hollado.     En composiciones distintas, donde la diagonal cobra fuerza y cierto dramatismo, Cirilo Novillo presenta unas brevas, un puerro, quizá sobre un plato, y nada más.



Los bodegones, a día de hoy son ya pura pintura, terreno fronterizo donde la concreción y la abstracción, juntas, dan una suprema leción al arte actual, por demostrar que no se oponen, y  demuestra uno de sus más excelentes hallazgos representando la esencialidad de la vida por medio de sus cosas más simples.   
 Si este arte, el bodegón, nació de una necesidad biológica del hombre, terminando esta centuria se ha trasformado en representante del ascetismo y la simplicidad vital que no debiéramos de perder en un mundo excesivamente veloz y cargado de objetos, tal como es la sociedad que estamos, día a día, construyendo.


Podemos concluir, pues, pensando como un género menor, sa ha ido depurando con los siglos hasta alcanzar, sin perder nunca el encanto de su tamaño recoleto, los más puros valores que cualquier persona necesita hoy almacenar en los pliegues más profundos de su alma.
El bodegón ha caminado desde el alimento que nuestra naturaleza animal reclama hasta  satisfacer las necesidades del espíritu.


 Mi siguiente entrada estará dedicada a las obras gustan 

8 comentarios:

  1. Pues la verdad no se nada de esto, per se lee super interesante, me ha gustado lo que lei por aquí de paso tu blog parece estar interesante y por eso te sigo desde ya para estar pendiente de tus actualizaciones y post, sigue así un abrazo desde Panamá un beso

    ResponderEliminar
  2. MUCHAS GRACIAS ,ESPERO NO DEFRAUDAR ,PONGO TODO MI EMPEÑO EN ELLO
    EL BLOG ESTÁ EN SUS INICIOS AUNQUE TENGO BASTANTE CLARAS LAS PAUTAS A SEGUIR , SE IRÁ MODELANDO A MEDIDA QUE VAYAMOS AVANZANDO

    ResponderEliminar
  3. Gracias por seguirme, comentar es fácil, sólo hay que poner los datos, nombre, email que no sale, y blog, soy una admiradora del arte, y mi hermana profesora de arte de instituto. Siempre ha sido nuestra asignatura favorita. BESITOS.

    http://www.comounaprincesa.com/

    ResponderEliminar
  4. que de cosas mas diferentes e ideales pones siempre, me encantan!
    respecto a tu pregunta, algunos dias de fresquito si que hacen, y ahi es cuando sacare las botas jajaj!

    besitos!

    ResponderEliminar
  5. graacias por pasarte preciosa, tengo ganas de ver nuevo post!

    xx

    ResponderEliminar
  6. Anilegra, creo entender estas palabras, a través de las impresiones de mi esposo, un enamorado de cierto bodegón en Bs As donde la pizza se servía sin mantel junto a un gato que saltaba por las mesas. Esto le daba un carácter misterioso al lugar que merece ser reflejado -de alguna forma- en la tela. Personalmente, prefiero los bodegones sin los gatos y más en la tela que en la vida real, porque contienen más misticismo.
    Un beso,
    Myriam

    ResponderEliminar
  7. Any, veo que te gusta la pintura por lo tanto espero que nos enseñes mucho sobre ella. Recuerdo que en la clase de dibujo de la secundaria hacíamos mucha pintura de ese tipo. Beso y nos leemos.
    Ahh!pero no dejes de mostrarnos tus maravillas en la costura

    ResponderEliminar